César Cabetas
Servicio Técnico Industrial de Bayer
Imágenes cedidas por el autor

Puesto que las enfermedades pueden diseminarse de una explotación a otra y dentro de la misma explotación de unas zonas a otras a través de las personas, su ropa y su calzado, es imprescindible contar con un buen programa de bioseguridad respecto al personal de la granja y las visitas. La mayoría de las veces (en el 80-90 % de los casos) las enfermedades se transmiten de una granja a otra por personas, equipos y vehículos contaminados.

Personal

Es imprescindible que el personal de una explotación ganadera esté formado e informado de los protocolos de bioseguridad que debe cumplir y hacer cumplir. Para ello, se le debe suministrar todo el material y equipo necesario para desarrollar las actividades cotidianas (ropa, botas, guantes, etc.). Al entrar en la explotación, debe dejar la ropa de vestir y el calzado en la zona sucia; posteriomente, ducharse y ponerse la ropa de trabajo para acceder a al zona limpia. Una vez finalizada la jornada laboral, el personal dejará la ropa de trabajo en la zona limpia y se pondrá la ropa de calle que ha dejado en la zona sucia. Es muy importante que la explotación disponga de lavadora para la ropa de trabajo, ya que siempre se quedará en la zona limpia.

Con respecto al personal de mantenimiento (fontaneros, electricistas, etc.), siempre deben encontrarse en la zona en la que es preciso su servicio y nunca moverse libremente por la explotación. Además, es muy aconsejable que los utensilios necesarios sean material de la propia explotación. En caso de que esto no sea posible, dichos utensilios deben desinfectarse correctamente antes de ser utilizados.

Transportistas

A las explotaciones ganaderas acuden con frecuencia distintos tipos de transportistas, de pienso, de animales, de purines, etc. por lo que es preciso que el programa de bioseguridad contemple unos requisitos respecto a ellos.

Los transportistas de camiones de pienso únicamente se podrán mover por la zona sucia dentro de la propia explotación, en las zonas en las que deben descargar el pienso. Estará estrictamente prohibido que entren en las instalaciones y se deben limitar a realizar únicamente su función. Las mismas normas se deben aplicar para el personal que se encarga de sacar el purín de la explotación.

En cuanto a los camiones de transporte de ganado (bien de animales de reposición, de cría o de animales a término), bajo ningún concepto pasarán más allá del muelle de carga, es decir, nunca se encontrarán en las naves en las que estén ubicados los animales. Una práctica habitual es que los conductores de estos camiones ayuden al persona de la explotación a manipular los animales en el muelle de carga. Esto es un craso error, sobre todo cuando se trata de camiones de animales de desvieje y que, además, hacen recogida en distintas granjas.

Los transportistas de animales únicamente se deben mover desde el camión hasta el muelle de carga y nunca desplazarse por la zona sucia, ni muchos menos por la zona limpia. En definitiva, no deben entrar en el interior de las naves.

Por otro lado, después de la carga de animales debe limpiarse y desinfectarse la zona del muelle de carga (siguiendo el protocolo de limpieza y desinfección para esta zona). Por último, recalcar que a este tipo de vehículos debe exigirse siempre el certificado de desinfección de vehículos.

Las visitas

Las visitas deben restringirse al máximo y ser las imprescindibles. Pero, ¿quiénes son las visitas imprescindibles? Son todas aquellas personas que de forma esporádica tienen que visitar una explotación: veterinarios, vacunadores, inspectores, personal de mantenimiento, encargados, gerentes de integración, etc. Todos estos agentes deben cumplir la normativa de bioseguridad establecida por la explotación. Se les debe proporcionar ropa de la propia explotación o bien equipos desechables (buzos, calzas, gorros, etc.) que se quedarán en la granja para su posterior eliminación. Toda explotación debe disponer obligatoriamente de libro de registro de visitas, en el que se anotan las personas que han visitado la explotación, la fecha en la que lo han hecho y el motivo.

 

Límite entre zona limpia y zona sucia.

Zona sucia.