César Cabetas
Servicio Técnico Industrial de Bayer
Imágenes cedidas por el autor

Los roedores son abundantes en las explotaciones ganaderas. Consumen alimento, contaminan con sus heces, orina y pelos, producen daños materiales en las instalaciones, pueden atacar a los animales y son vectores de diversas enfermedades. Así, contribuyen a la diseminación de los agentes patógenos en el ganado, creando un puente epidemiológico entre los animales salvajes y animales domésticos, y entre diferentes lotes de animales. Además, las ratas son transmisoras de enfermedades infecciosas peligrosas, como la salmonelosis, la peste, el cólera, la rabia, la tuberculosis, la peste porcina, la disentería porcina, tanto en animales como en el hombre, por lo que constituyen un riesgo que hay que mantener bajo control.

Estrategia de control

El éxito del control de ratas depende de entender claramente el comportamiento de estos roedores en relación a la situación epidemiológica de una granja.

• Área bajo observación: se debería anunciar una campaña general de control de ratas. Cada propietario debería concebir un plan global para el control de ratas. Cuantas más granjas, aunque sean de distintas especies, lleven a cabo simultáneamente medidas de control mayor será el éxito de la campaña. Las granjas deberían almacenar suficiente cantidad de cebo para llevar a cabo la campaña.

• Granjas en área prohibida: hay un riesgo de que las ratas entren en la propiedad después de haber salido de una granja con un foco. Esto se tiene que impedir intensificando un perímetro de control alrededor de los edificios de las granjas. Todas las estaciones de cebo deberían llenarse con 200 g de cebo y realizar un seguimiento dos veces por semana.

• Granjas con brotes infecciosos: el control intensivo de las ratas debe realizarse antes de la desinfección, el sacrificio y el saneamiento. Las ratas abandonarán la granja cuando se sacrifique al ganado y se desinfecte la granja. Como consecuencia, hay un riesgo de que ellas actúen como vectores a una distancia superior a varios kilómetros en pocos días. La rata puede trasladar patógenos a una granja que esté dentro o fuera del área prohibida. Es obligado que el control intensivo de las ratas empiece lo antes posible tras la sospecha de la aparición de un brote. El cebo se debería rellenar diariamente. No debe permitirse a los animales domésticos (perros y gatos) moverse libremente por el área afectada.

En las explotaciones en las que existe una gran cantidad de comida disponible se deben utilizar cebos con alto grado de palatabilidad. Además de para la erradicación de infestaciones de ratas, los cebos pueden usarse para realizar el seguimiento y el control, ya que muestran signos evidentes de consumo, incluso de pequeñas cantidades.

Aplicación y control de los cebos

Los cebos deben distribuirse por toda la granja para permitir que todas las ratas tengan suficiente acceso a los mismos. A menudo este no es el caso, porque los cebos solo se emplazan en los lugares en los que se han detectado las ratas o en los que su actividad es obvia. Como resultado, las ratas no son eliminadas inmediatamente y la población se recupera rápidamente. Investigaciones han revelado que la localización de los cebos en las granjas debe seguir un plan sistemático. En toda la explotación se debe poner un cebo al menos en cada lugar donde es probable que las ratas aparezcan. Estos puntos se deben inspeccionar dos veces a la semana durante más de seis semanas y se debe reemplazar el cebo consumido. Es muy útil dibujar un mapa de la explotación y marcar con un número todos los puntos donde se ha emplazado un cebo. Es recomendable que la cantidad de rodenticida por punto de cebo y el tiempo de permanencia queden recogidos en un informe. Este documento permitirá mejorar futuras medidas de control y podría ser utilizado como una prueba de buena práctica de higiene conforme a los requisitos de bioseguridad e higiene alimentaria. La eliminación de roedores es una importante tarea dentro del concepto de bioseguridad y tiene que considerarse como un punto de control crítico en los sistemas APPCC.