Consejos prácticos para convivir con tu perro si eres alérgico

Cuidados de la mascota Consejos mascoteros Cuidado de los animales

20 de Junio de 2017

No siempre los casos de alergia tienen las mismas sintomatologías y, en caso de que el médico considere que puedes convivir con una mascota sin riesgo pese a tu alergia, existen soluciones que te ayudarán a sobrellevarlo mejor. ¡Te explicamos todo lo que debes saber al respecto!

 

Por qué tengo alergia a mi perro?

La alergia es una reacción exagerada o hipersensible de nuestro sistema inmune que se produce ante la exposición a un alérgeno.

La alergia a los perros es una forma más de alergia que suele desarrollarse en personas que son más sensibles a algunas partículas de proteína de alergia y suelen ser causadas por la saliva, la piel y el pelo del peludo. Cuando inhalamos la caspa que se desprende constantemente de su piel o pelo, nos produce esta reacción nuestro sistema inmunológico.

Los síntomas alérgicos pueden variar de intensidad, de leve y molesto hasta potencialmente mortal. La gran mayoría de las personas con alergia a los perros está dentro de la primera escala y no suelen tener más síntomas que estornudos, picazón y lagrimeo en los ojos cuando entran en contacto con el peludo.

 

¿Cómo puedo saber si soy alérgico a mi perro y no es otra cosa?

Cada persona alérgica es diferente, tanto por la intensidad de su reacción, como por el grado de alergia que pueda tener. Si crees que puedes ser alérgico a tu perro, no dudes en consultarlo con un alergólogo para que te diagnostique qué tipo de alergia tienes a partir de las pruebas médicas.

Se estima que el 15% de las personas en el mundo son alérgicos a los animales domésticos según la Asociación para el Bienestar de los Animales. Es un caso bastante común y que se puede desarrollar en cualquier etapa de la vida, incluso si ya has tenido mascotas anteriormente. También el hecho de tener otro tipo de alergias o tener familiares cercanos aumenta las posibilidades y factores de riesgo.

 

¿Qué puedo hacer para poder convivir con mi perro si tengo alergia?

  1. ¡Extrema la limpieza ante todo! ¡La aspiradora será tu segundo mejor amigo! No dejarás pelos sueltos en los rincones que puedan provocarte más estornudos. Recuerda lavar a menudo las mantas, sábanas o toallas que puedan haber entrado en contacto con el perro porque son focos intensos de alergia.
  2. Evita que visite tu habitación o duerma contigo: no es buena idea que, si eres alérgico a tu perro, duerma contigo o incluso entre en tu habitación. ¡Es muy importante que el ambiente donde duermes y pasas la mayoría del tiempo descansando esté limpio de alérgenos!
  3. Por suerte o por desgracia, no puedes encargarte de las tareas de limpieza de tu peludo. Debes intentar a toda costa evitar el contacto con el pelo, la piel, la orina y la saliva de tu perro y por eso, no es buena idea que manipules sus colchones o juguetes.
  4. Elimina los malos olores con Neutrolor Ambiente de Sano&Bello: te ayudará a neutralizar las partículas del olor a perro que pueda haber en el entorno y mediante una única pulverización la fragancia se esparcirá por el ambiente. Puedes aplicarla tanto en la cama del perro o en los lugares donde haya hecho sus necesidades. ¡Sobre telas, tapicerías o alfombras podrás hacerlo siempre a 40 cm de distancia! No eliminará los síntomas pero te ayudará a conservar la higiene.
  5. Hay productos en el mercado como Vetriderm de Sano&Bello, que pueden aliviar tus síntomas y las molestias de alergia que puedas tener. Funciona antagonizando los alérgenos de la superficie de los animales y se aplica de manera tópica tanto en perros como en gatos. Recuerda que es muy importante que lo aplique una persona no alérgica y en una zona bien ventilada. ¡No dudes en consultarle a tu profesional de la salud animal!

 

Sin embargo, siempre hay que tener presente que el consejo del médico es muy importante para conocer qué tipo de alergia tienes y si puedes convivir con una mascota sin mayores riesgos para tu salud.