Conoce y actúa frente a la leishmaniosis canina

Cuidados de la mascota Consejos mascoteros Bienestar animal

06 de Octubre de 2016

Los meses en los que el flebótomo tiene una mayor actividad son entre julio y septiembre.Y aunque debemos proteger a nuestro perro durante todo el año, en estos meses hay que extremar la precaución.

¿Qué es la leishmaniosis canina?

La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa causada por un parásito microscópico llamado Leishmania infantum. Este parásito llega a nuestros perros a través de la picadura del flebótomo, que es un pequeño insecto que hace de vector transmisor de la enfermedad.

Los flebótomos son insectos parecidos a los mosquitos comunes, pero más pequeños. Vuelan preferentemente durante el atardecer y el amanecer, así que deberemos evitar los paseos en esas horas ya que es cuando hay más riesgo de picaduras, y por lo tanto, de contagio de leishmaniosis.

¿Cómo puedo saber si a mi perro le ha picado un flebótomo y se ha infectado?

Te aconsejamos que cuando vuelvas de vacaciones, programes una visita a tu veterinario de confianza para que realice un control a tu perro y así saber si todo está bajo control. En caso que sospeches que un flebótomo puede haber picado a tu amigo fiel, llévale al veterinario cuanto antes.

Es importante incidir en que no todos los perros que han sido picados por un flebótomo infectado van a desarrollar la enfermedad, y hasta puede que, en algunos casos, la enfermedad permanezca latente durante años y no se llegue a mostrar nunca ningún signo clínico de leishmaniosis.

En cuanto a los signos clínicos, es muy complicado nombrarlos ya que la leishmaniosis no afecta por igual a todos los perros; esta enfermedad puede afectar y dañar distintos órganos. No obstante, sí hay algunas lesiones frecuentes como: alteraciones oculares, problemas digestivos, lesiones en la piel, hemorragia nasal, adelgazamiento o problemas orgánicos graves. 

¿Cómo es el tratamiento para la leishmaniosis?

Actualmente no existe ninguna medicación definitiva, solo existen tratamientos complejos, crónicos y costosos, para disminuir los signos clínicos pero que no impiden una recaída.

Como no sabemos cómo puede reaccionar nuestro perro frente a la infección de Leishmania, debemos protegerlo. Y aunque debemos hacerlo durante todo el año (sobre todo de abril a noviembre), debemos poner especial atención en los meses entre julio y septiembre, que es cuando existen los picos de más actividad de los flebótomos.

Una manera de protegerlo es aplicando un producto repelente, como las pipetas Advantix de Bayer, que se aplican cada tres semanas sobre la piel del perro. Advantix® es eficaz frente a los flebótomos, y también elimina pulgas y garrapatas.

Y muy importante: aunque nuestro perro ya esté infectado, es importante seguir protegiéndolo con un producto repelente con el fin de evitar que la leishmaniosis se propague.